anunciosdivulgación

Bicis, movilidad activa y diabetes

By 30 abril, 2019 mayo 7th, 2019 No Comments

La transversalidad de la bicicleta es uno de los aspectos que ha hecho de ella un invento universal que se mantiene tremendamente actual, a pesar de sus más de dos siglos de existencia.

Continúa siendo un motor económico de primer nivel, pues sólo en España, que no es precisamente de las primeras de la clase en este sector en Europa, se fabrican 3000 bicis al día (RFEC, 2017). Por apuntar otros datos: en China hay un coche por cada 250 bicicletas, se estima que en el mundo hay unos mil millones de bicis, el doble que de coches, y por ejemplo en Alemania el 97% de la población tiene al menos una bici.

Además de su importancia cuantitativa, ganada a pulso por ser un vehículo eficaz, fácil de mantener y económico, entre otras muchas cosas, en torno a ella se han desarrollado movimientos sociales y culturales muy importantes. Para la mujeres de finales del s. XIX, fue una elemento disruptor, que les permitió ganar en autonomía, empoderamiento y romper algunos corsés (también literalmente). Ha sido símbolo de libertad para ellas, pero también para ellos; ha jugado un papel destacado en revoluciones culturales, sigue alimentando movimientos ciudadanos y mostrándose como “la solución más sencilla a los problemas más complejos” [Stephen Loftus, de Brompton]. Pero, es que además de todo eso, algunos vemos en ella que es mucho más que todo eso: la bici nos aporta intangibles que siguen resultando muy atractivos: sensaciones, contacto con la calle, oler la calle, optimismo, cercanía, actitud, proactividad…

Otro de los tangibles relevantes de su uso es que fomenta una movilidad activa, y eso tiene una deriva clara: ayudar a mejorar la salud física y mental de los que la usan. ¿Quiere eso decir que cura todos los males? No, claro que no, pero si es un factor que suma en positivo en el mix de movilidad personal diaria que cada uno de nosotros debe cumplir como mínimo.

 

Christoph Niemann. Imagen extraída de (Yet Another) Brand-New Me, de la serie Abstract Sunday

En ese sentido, diferentes artículos ponen el acento en los beneficios para la salud que aporta el uso de la bicicleta. Por ejemplo, la Asociación diabetes Madrid nos habla en un artículo titulado “La bici, un deporte para la salud”. También el “Canal Diabetes” titulaba una de sus noticias con el acertado “La bicicleta es para el verano y la diabetes tipo 2”, atendiendo a lo importante que es para las personas con diabetes en general, y para los de tipo 2 en particular, mantener una actividad diaria regular como método complementario para el control glucémico. Son sólo algunos ejemplos de lo interesante que puede resultar para una persona con diabetes introducir en su movilidad cotidiana la bici para así sumar en su actividad física diaria al tiempo que resuelve esa necesidad de movilidad.

El gasto energético caminando y andando las mismas distancias a ritmos proporcionalmente similares es el mismo, pero la bici es mucho más eficaz y nos permite resolver esos desplazamiento en muchos menos minutos, por lo que nos queda más tiempo para hacer más ejercicio específico u otras cosas. Por otro lado, moverse en bicicleta genera a nivel mental beneficios que contribuyen a reducir tensiones y cargas psicológicas, lo que también es muy interesante para las personas con diabetes, pues se trata de una enfermedad muy susceptible a los cambios emocionales, al estrés…

El tema de la no actividad física y de la mala alimentación es especialmente relevante hoy en día sobre todo para los niñ@s. Puede parecer un problema menor, pero los datos son preocupantes aunque la prevalencia parece disminuir. En España, sin ir más lejos, alrededor de un 40% de los pequeñ@s tienen sobrepeso u obesidad, una cifra que solo supera Chipre, según un estudio de la OMS. Proyectos como ANETO, un programa educativo transfronterizo entre ESPAÑA y FRANCIA para la prevención de la obesidad infantil, trabajan en promover soluciones al respecto, integrando los aspectos nutricionales mediante un programa de prevención para las escuelas y comedores escolares con la actividad física adaptada a los niños.

Como el tándem bicis vs. diabetes vs. alimentación es claro, Efecto Pedalea colaborará con ADILA, la Asociación de Diabéticos de Lanzarote, haciéndose eco de sus actividades y estando abiertos a extender esa colaboración a futuras acciones. Queremos fomentar el uso de la bici en los entornos urbanos para la movilidad cotidiana y ADILA hace suya esa voluntad entre sus socios porque suma en positivo para todos. según ADILA, la prevención en adolescentes para que cuiden su alimentación es muy importante porque están aumentando los casos en esas edades la diabetes tipo 2.

En Lanzarote existen aproximadamente ocho mil personas con diabetes, de las cuales 735 tienen diabetes tipo I y el resto diabetes tipo II (datos de 2017 aportados por ADILA y cuya fuente es el Servicio Canario de Salud, Atlas de la Diabetes)

Flyer de ADILA

Si deseas contactar con ADILA, puedes hacerlo a través de su Facebook Adila Diabéticos Lanzarote, en el correo adilalanzarote@gmail.com, o directamente llamando al 682 724 412

 

Fuente de la imagen: La Diabetes no es mi Límite

Sin duda la bici se ha sabido adaptar a los tiempos y esa transversalidad de la que hablaba al principio se hace patente pues continúa aportando valor a la sociedad. A pesar de todos sus tangibles e intangibles, algunos sectores se empeñan en obviar las evidencias y retrasar el impulso decidido que requieren las ciudades para convertirse en espacios de vida saludable, más humanas y amables con los peatones y con los usuarios de la bici. Se empeñan en arrastrarnos hacia una movilidad más cómoda que ni necesitamos ni nos hace bien, y más (supuestamente) segura. Con esa matraca nos quitaron las bicis y nos pusieron entre las manos los coches, y desde comienzos del siglo pasado hemos diseñando las ciudades condicionando casi toda la trama urbana por y para la movilidad en coche. Resultado: ciudades con un tráfico colapsado, ocupadas absurdamente por coches estacionados, irrespirables y tremendamente deshumanizadas en muchos aspectos. Y justo cuando más urge interiorizar que necesitamos ser más activos, tener nuestros umbrales de actividad y de esfuerzo diario más altos, porque tenemos que compensar unos estilos laborales y de vida en general más sedentarios, a veces casi reducidos a la mínima expresión de un ‘clic’ de ratón, nos llegan, de nuevo, con la “revolución” que nos aportará la movilidad eléctrica (y luego autónoma), intentando de nuevo convencernos de que las bicis y otros VMP eléctricos son el futuro, insuflándonos día sí, día también, el paradigma de la estúpida comodidad. Obviamente, se trata de un mensaje interesado, porque hay que seguir vendiendo cacharros eléctricos, para seguir enchufados (anímica y literalmente).

Si bien entendemos que la movilidad eléctrica es el futuro, donde primero hay que apuntar es al transporte público, cosa que no se hace o no con el debido impulso. Por contra, nos venden el vehículo eléctrico personal como el futuro, pero nadie nos cuenta que ese futuro en la ciudades no puede llevarnos al mismo panorama en el que estamos, pues las ciudades colapsadas de vehículos eléctricos sólo se diferenciarán de las actuales en que habrá menos humos aquí, pero no donde se produzcan las energías que nos moverán, además de que no se nos escapa que la ocupación del espacio público por vehículos eléctricos será la misma cuando todos llevemos uno para ir a la esquina a comprar el pan. Salvo en el primer factor, el de los humos, en el resto no ganamos nada.

La bici está más presente hoy que nunca en los cambios de movilidad porque 200 años después sigue siendo un gran invento tremendamente transversal y beneficioso para todos, por más que algunos se empeñen en querer enterrarla.

Albert Einstein en bici (autor desconocido)

Cerraremos esta entrada con una célebre frase de Albert Einstein que nos encanta, “La vida es como andar en bicicleta. Para mantener el balance debes seguir moviéndote”, y una reflexión nuestra: “No te pares, suelta lo cacharros eléctricos al menos por un rato y pedalea para conectarte con la vida”

Leave a Reply